ftaguatemala

ftaguatemala

Una Señal Abierta es una Señal de Radio o Televisión que se Transmite sin cifrar y pueden ser Recibidas a través de cualquier Receptor adecuado.

Post Top Ad

28 may. 2019

mayo 28, 2019

Fabricación de Antenas Parabólicas

No existen técnicas específicas de fabricación de reflectores. En general se utilizan materiales y métodos muy diversos. El material utilizado debe mantener su forma durante largo tiempo, ya que cualquier deformación afecta negativamente el rendimiento de la antena, tal y como ya hemos expuesto anteriormente.

Debe soportar bien las condiciones y dilataciones debidas a lo cambios de la temperatura ambiente y a las inclemencias meteorológicas.

Los fabricantes suelen emplear duraluminio, chapa de acero, malla metálica o bien fibra de vidrio epóxica (u otros materiales plásticos) recubierta de una capa metálica, para que reflejen con eficacia las señales que llegan desde un satélite.

Se pueden fabricar de una sola pieza o por sectores (pétalos). En la actualidad, los reflectores suelen ser de una sola pieza, pues captan mejor las frecuencias de la banda Ku, al tener mayor precisión en su superficie. Tanto es así que una antena con un reflector de 120 cm puede ofrecer la misma ganancia que otra fabricada por sectores de 240 cm.

Los reflectores de malla metálica o de chapa de metal perforado tienen una buena consistencia debido a nervios que se colocan para impedir la deformación. Presentan buena resistencia al viento si la velocidad de éste es reducida, pero son poco consistentes a esfuerzos mecánicos.


El tamaño de las perforaciones debe ser menor que la décima parte de la longitud de onda de la señal que se desea captar, lo que supone diámetros de perforación inferiores a 2,7 mm en la banda Ku.

Si las perforaciones son de mayor diámetro se producen considerables pérdidas y, además pueden llegar al alimentador de señales procedentes de la parte posterior del reflector, reduciéndose la relación señal/ruido. Es por ello que es muy común  encontrar antenas de malla metálica cuya apariencia asemeja a la de un tejido mosquitero (pero de mayor grosor y consistencia).

Los reflectores para antenas parabólicas se pintan de un color que no debe ser brillante, pues si así fuera, concentraría la luz solar sobre el iluminador que se deformaría y hasta se le derretiría el recubrimiento plástico.  Un excelente recubrimiento es la pintura de poliéster, aplicada electrostáticamente que, además de evitar el sobre calentamiento del alimentador, evita el deterioro de la parábola con el transcurso del tiempo.


25 abr. 2019

abril 25, 2019

Recepción de señales vía satélite XI

Relación Señal / Ruido

Tanto el ruido del medio ambiente como el del espacio exterior pueden ser captado por una antena parabólica.

Los fenómenos naturales, tales como tormentas, lluvia, viento excesivo, etc., originan señales de ruido de la misma forma que lo hacen ciertos fenómenos artificiales, tales como lámparas fluorescentes. No obstante, las principales fuentes de ruido, son el ruido atmosférico, el ruido galáctico procedente de las estrellas y el suelo.

Si el suelo origina ruido, al reflector le llegará tanto más ruido cuando más “desnivelado” se encuentre el suelo.

En las antenas parabólicas también debe tenerse presente ruido que la propia antena genera.

Toda onda electromagnética que incida sobre la superficie del reflector es reflejada por éste, por lo que podemos decir que se convierte en emisor de nuevas ondas. Estas ondas se mezclan con la señal principal, formando una señal de ruido.

Para que la recepción sea buena, es preciso que la señal “reflejada” se sume a la “incidente” y también se debe poder separar a la señal del ruido lo que implica que la relación señal/ruido (S/N) sea lo más elevada posible.

Factor Ruido

Se define el factor ruido (F) de una antena como la potencia mínima que debe tener la seña captada para que quede totalmente enmascarada por el ruido de la propia antena.


En el caso de antenas parabólicas para la recepción de emisiones de radio y televisión vía satélite, en las que las potencias que llegan son muy pequeñas, es muy importante alcanzar un factor de ruido muy pequeño.







10 abr. 2019

abril 10, 2019

Recepción de señales vía satélite X

Ancho de Banda

El ancho de banda de una antena parabólica indica la banda de frecuencias para las que está diseñada la antena. Por ejemplo, una antena con un ancho de banda de 10,9 GHz a 12,8 GHz está diseñada para captar todas las frecuencias comprendidas entre los dos límites citados, lo que implica que tiene un ancho de banda de 1,9 GHz a partir 10,9 GHz. Es un dato que, como todos los anteriores debe facilitar el fabricante del reflector parabólico.

5 abr. 2019

abril 05, 2019

Envían al espacio 104 pequeños satélites orbitales del tamaño de sellos de correos

Entre los objetivos del envío de pequeños satélites desde KickSat-2 figura la futura posibilidad de implementar aparatos pequeños de bajo costo para la realización de misiones científicas.

104 pequeños satélites orbitales de cinco gramos de peso cada uno han sido lanzados con éxito al espacio desde el satélite KickSat-2, según informó su diseñador, Zac Manchester, en su cuenta de Twitter.

El satélite artificial KickSat-2 fue puesto en órbita el pasado mes de febrero desde la nave espacial de suministros Cygnus después de separarse de la Estación Espacial Internacional. En su interior había un total de 104 pequeños satélites 'sprites' con forma de chip y 3,5 x 3,5 centímetros (como un sello grande de correos) provistos de un radiotransmisor con antena.

El pasado 19 de marzo, una señal fue enviada desde la Tierra para que los aparatos despegaran desde el KickSat-2, momento a partir del cual varias personas admitieron haber recibido señales desde los pequeños satélites. Manchester también comentó que quienes quieran detectar las señales tienen que hacerlo pronto, ya que los satélites rápidamente descienden y después se quemarán en la atmósfera.

El primer intento de hacer despegar estos pequeños satélites desde KickSat-1 fracasó en 2014, quemándose el satélite artificial en la atmósfera. 

La NASA explica que el lanzamiento de los satélites al espacio es un proceso difícil, arriesgado y caro, sobre todo cuando tienen un complejo sistema de comunicación, lo que aumenta el costo y el peso al aparato. Entre los objetivos del envío de pequeños satélites desde KickSat-2 figura la futura posibilidad de implementar aparatos pequeños de bajo costo para la realización de misiones científicas, la exploración de la Luna, la órbita de la Tierra y también rincones lejanos del Sistema Solar.

Fuente: actualidad.rt.com

30 mar. 2019

marzo 30, 2019

EE.UU. ensamblará una planta de propulsión nuclear en el espacio

El Pentágono anuncia sus planes para mostrar la tecnología de ensamblaje de motor de propulsión nuclear en órbita para 2020.

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa del Pentágono (DARPA, por sus siglas en inglés) planea disponer de un sistema de propulsión termonuclear (NTP) que se pueda ensamblar en órbita para expandir la presencia operativa de Estados Unidos en el espacio, de acuerdo con la solicitud de presupuesto fiscal de esa organización para 2020, informa The Aviation Week.

Para llevar a cabo este proyecto, DARPA ha solicitado 10 millones de dólares que le permitirían poner en marcha el nuevo programa Reactor On A Rocket (ROAR), con vistas a desarrollar un sistema de propulsión a base de uranio poco enriquecido: con una concentración inferior al 20 % de 235U.

En principio, el programa desarrollaría "el uso de métodos de fabricación aditiva" —una técnica muy parecida a la impresión en 3D, que permite depositar el material capa a capa de manera controlada— para "imprimir elementos de combustible NTP", indica el documento de presupuesto de DARPA.

Además, en el marco del programa se investigarán las técnicas de ensamblaje en órbita y "se realizará una demostración de tecnología".

En un cohete de propulsión termonuclear, un combustible —por ejemplo, el hidrógeno líquido— se calienta a alta temperatura en un reactor nuclear y luego se expande a través de una boquilla para producir empuje. La eficiencia de este tipo de propulsión o impulso específico puede duplicar la de un cohete de propulsión química convencional.

En noviembre de 2018, la agencia nuclear rusa Rosatom comunicó que tenía la intención de fabricar un modelo experimental de planta de energía nuclear para que se empleara en el espacio exterior y desveló en un video el aspecto exterior de su nueva nave espacial con planta de energía nuclear, un proyecto por encargo de la agencia espacial rusa Roscosmos.

Fuente: actualidad.rt.com 








25 mar. 2019

marzo 25, 2019

¿Cómo será la primera planta solar espacial? Luces y sombras de un proyecto 'made in China'

Científicos chinos ya han comenzado a construir una base experimental en la ciudad de Chongqing. En el marco del proyecto se desarrollará un módulo menor que se prevé poner en órbita entre 2021 y 2025.

A finales del pasado mes de febrero, científicos chinos difundieron detalles sobre la ambiciosa construcción de la primera central espacial de energía solar, que orbitaría la Tierra, almacenaría energía solar y enviaría la electricidad obtenida a nuestro planeta en forma de microondas o de láser. RIA Novosti ha analizado la viabilidad del proyecto y los problemas asociados a su construcción.

Parte de la energía solar que aprovecha una planta convencional se pierde en la atmósfera. Es decir, la productividad de centrales eléctricas depende, en gran medida, del clima, de la época del año y del día, problemas todos ellos que no existen en el espacio, donde, sin embargo, surgen otro tipo de inconvenientes.

Tres desafíos
Para que el proyecto se cobre realidad, los especialistas e ingenieros se enfrentan a tres problemas o desafíos bastante complejos

El primero es de tipo técnico y pasa por la construcción de una instalación orbital de gran superficie con todos los dispositivos que deben convertir la luz del sol en potencia eléctrica.

En 2017 científicos del Instituto de Tecnología de California propusieron la idea de montar la estación a partir de módulos desplegables ultraligeros de tipo membrana de 60 x 60 metros cada uno, dando lugar a una construcción de 3 x 3 kilómetros. Estos módulos tienen que ser posicionados automáticamente para recibir la luz solar de la forma más eficiente. Además, la estación debe maniobrar en órbita, razón por la que el peso de toda la construcción aumentará necesariamente debido al uso de propulsores.

El segundo problema radica en la transmisión de la energía a la Tierra. Las células fotoeléctricas convierten la luz en electricidad, pero en una central eléctrica orbital debe transformarse la corriente eléctrica en microondas o láser para su posterior transmisión inalámbrica en el vacío y en la atmósfera terrestre.

Para ello un potente haz de láser debe alcanzar una rectenna, un tipo especial de antena rectificadora que convierte las microondas en corriente continua que, a su vez, se suministra a la red. También resulta necesario calcular cómo concentrar y mantener un haz a gran distancia y reducir las pérdidas de energía en la atmósfera durante el proceso de ionización.

Por último, el tercer desafío científico pasa por garantizar la seguridad de la transmisión de energía. Un haz de microondas y de láser constituye una amenaza para humanos y para la Tierra, siendo capaz de causar destrucción y daños. Para que alcance la antena será necesario aumentar su tamaño en varios kilómetros o desarrollar un sistema de dirección de alta precisión.

El ambicioso proyecto de China
Científicos chinos ya han comenzado a construir una base experimental en la ciudad de Chongqing. Como parte del proyecto, se desarrollará un módulo de menores dimensiones que se prevé poner en órbita entre 2021 y 2025. Hacia 2030 la iniciativa se completaría con una planta de energía con un megavatio de capacidad, que en el futuro se expandiría con generadores de mayor potencia.

Esta planta eléctrica espacial podría ser una fuente inagotable de energía limpia gracias a un suministro activo el 99 % del tiempo, ya que no se vería limitada ni por interferencias meteorológicas ni por la carencia de luz solar o los paneles de la superficie terrestre.

Si el proyecto supera todas las pruebas con éxito, se espera que la estación china sea puesta en órbita a unos 36.000 kilómetros sobre la Tierra y empiece generar energía antes de 2040, informa China Daily.

Fuente. actualidad.rt.com










20 mar. 2019

marzo 20, 2019

Recepción de señales vía satélite IX

Lóbulos principal y secundarios

Una antena parabólica capta la máxima energía cuando está orientada en dirección hacia un satélite y, dentro de un pequeño ángulo, se mantiene el valor de la energía captada entre el 50 y el 100% de la máxima. Fuera dicho ángulo, el valor de la energía captada cae rápidamente.

Se denomina lóbulo de radiación al “espacio” en que puede captar energía una antena sin que su ganancia caiga a más de 3dB. O sea, es la representación mediante un sistema de coordenadas polares, de la ganancia de la antena en función del ángulo que forma el eje de la misma con el satélite (Figura 7).

El diagrama de radiación de una antena suele presentar:

1. El lóbulo principal que es el de mayor tamaño y alcana el círculo de las coordenadas polares correspondientes a 0dB. Es decir, no presenta atenuación alguna de la señal.

2. El eje del lóbulo principal coincide con el eje de la antena; es decir, que todo satélite que se encuentre en la misma dirección que el eje de la antena entrará dentro del lóbulo principal y será captado con la máxima ganancia.

3. El ángulo de radiación pertenece al lóbulo principal y abarca todo el ancho del citado lóbulo con una ganancia por encima de -3dB.

4. Existen lóbulos secundarios dispuestos en ángulos distintos al del eje principal y que disminuyen de tamaño a medida que se acercan al ángulo de 180º.

Los lóbulos secundarios o lóbulos laterales determinan la capacidad de una antena parabólica para captar radiaciones que le llegan de direcciones fuera de su eje.

Se pueden representar los lóbulos principal y secundarios mediante un sistema de coordenadas cartesianas en el que el lóbulo principal ocupa la posición correspondiente al ángulo de 0º, en el centro de la abscisa y su amplitud máxima se corresponde con la ganancia de la antena, que en nuestro ejemplo hemos era de 40dB.

3dB por debajo de la ganancia máxima; es decir, a 37 dB, se traza una recta que corta el lóbulo principal en dos puntos (P y P). Una proyección vertical de estos puntos  sobre la abscisa nos permite determinar al ángulo de radiación de la antena (ángulo en la figura 8).

Los lóbulos secundarios tienen poca amplitud, tanto menor cuanto más se acercan al ángulo de 180º o ángulo opuesto al de orientación de la antena.

Los lóbulos secundarios son a medida de la capacidad de la antena de captar señales electromagnéticas de satélites situados en ángulos distintos del de orientación (aunque muchísima  menor potencia)

Tenga en cuenta que “siempre”, los lóbulos secundarios deben tener amplitud sensiblemente menor que la del lóbulo principal, ya que de lo contrario la señal de otro satélite interferiría a  la señal que se desea captar.

Se dice que una buena antena es aquella en la que el lóbulo principal tiene una ganancia superior a 20dB respecto a la de los lóbulos secundarios.


















15 mar. 2019

marzo 15, 2019

Cae un supuesto satélite en Baja California Sur

Un objeto parecido a un satélite ha caído este lunes en la comunidad de María Auxiliadora, ubicada en el municipio de Comondú, en el estado mexicano de Baja California Sur.

Según reporta El Heraldo de México, residentes locales avistaron un objeto luminoso en el cielo sobre las 20:00 hora local. Después, el artefacto impactó contra la tierra, sin causar daños o herir a personas. 

Reportes de la prensa y en redes sociales siguieren que el objeto caído es un globo del proyecto experimental Loon de Google, cuyo objetivo es proporcionar acceso a Internet en zonas rurales y remotas. Protección civil confirmó a través de Twitter que el objeto caído "podría tener relación con el proyecto Loon de Google".  

Fuente: actualidad.rt.com







10 mar. 2019

marzo 10, 2019

Recepción de señales vía satélite VIII

Angulo de Radiación

El ángulo de radiación es el ángulo dentro del cual, la señal captada por la antena se mantiene entre el 50% y el 100% de potencia, o sea, el ángulo que puede desplazarse la antena con respecto a la dirección exacta hacia el satélite hasta que la señal sufre un atenuación de 3dB.

En la figura 6 exponemos el caso en que una antena está apuntando en una dirección incorrecta pero que, de todos modos, la señal se recibe con el 50% (-3dB) de la potencia que arrojaría una antena apuntando correctamente.

Supongamos que la ganancia de la antena es de 40dB lo que hace que, cuando está perfectamente alineada posee una ganancia de potencia de:
Movemos ahora la antena, desviándola de la posición ideal  un ángulo f, hasta que la potencia captada por la antena descienda aproximadamente a la mitad, es decir, que la ganancia de potencia pase a ser unas 5.000 veces, lo que supone una ganancia en decibeles.
(3dB por debajo del nivel obtenido al estar bien orientada la antena).

El ángulo medido desde la posición correcta de apuntamiento hasta el máximo desplazamiento hacia “cualquier lado” donde la ganancia de la antena a 3dB, es lo que se denomina ángulo de radiación.

De lo expuesto se deduce la importancia de una buena orientación de la antena, ya que la más mínima desviación supone una considerable pérdida de señal.

El ángulo de radiación disminuye con el aumento de la frecuencia y con el incremento del diámetro del reflector; es decir, que cuanto mayor sea el plato y a igualdad de frecuencia, más directiva será la antena.

Este suele ser un problema para los aficionados, quienes creen que una antena grande asegura una mejor recepción y esto suele ser perjudicial y hasta desalienta al instalador novato.


5 mar. 2019

marzo 05, 2019

El desafío argentino de cubrir la Tierra con 90 microsatélites en órbita

La empresa Satellogic se afianza a nivel global con el objetivo de sumar este año nuevos aparatos en órbita terrestre para optimizar los recursos en los sectores agrícola y forestal, entre otras aplicaciones.

En el campo o en la ciudad. En la montaña o en el mar. Cualquier superficie es observable desde una altura de 500 kilómetros por un satélite.

Hoy también lo son a través de los microsatélites, las nuevas estrellas del espacio que buscan conquistarlo a un bajo costo, sin las grandes cantidades de dinero que se invierten en los tradicionales aparatos de varias toneladas y por supuesto, sin la fuerte erogación que supone cada uno de sus lanzamientos para posicionarlos en órbita terrestre.

Es que los microsatélites, son la novedad hoy en el campo espacial. En el sector agrícola son vitales para el seguimiento de cosechas, el control de irrigación y la detección de la humedad en el suelo. En el ámbito forestal sirven para el conteo de árboles, la estimación de variables biofísicas y hasta el control de producción y clasificación del uso de la tierra.

En la montaña, pueden medir la cantidad de agua y la densidad de los hielos. En el mar tienen la capacidad de observar las corrientes marinas y detectar los barcos que realizan pesca ilegal. Y en la ciudad, gracias a su potente resolución, pueden llegar a informar a los conductores de autos directamente en sus celulares, qué lugares hay libres para estacionar.

La multiplicidad de usos es tan variada como la imaginación e ideas que se nos ocurra y puedan llevar adelante el desarrollo de varios sectores del país.
En esa meta se encuentra la joven empresa argentina Satellogic, fundada en 2010 por su CEO, Emiliano Kargieman, que se especializa en microsatélites que brindan soluciones que permiten monitorear lo que sucede en cada punto de la Tierra en tiempo real. Infobae fue a las oficinas centrales de Satellogic en Buenos Aires, que es donde se operan los satélites que son la nueva tendencia espacial.

"Gracias al desarrollo de Inteligencia Artificial (IA) de vanguardia y de las imágenes -de hasta 1 metro de resolución- que obtiene de su propia red de satélites, la compañía brinda soluciones que permiten acceder a información espacial clave y analizarla para solucionar problemas a tiempo, tomar mejores decisiones y alcanzar los objetivos de producción de una empresa o gobierno. En definitiva, se logra optimizar la toma de decisiones a un valor muy competitivo del mercado", explicó a Infobae Marco Bressan, Chief Solutions Officer de Satellogic.

"Desde su fundación, nuestra empresa se puso el objetivo de democratizar el espacio, mediante la disponibilidad de información estratégica en varios sectores. Hasta hoy los datos eran caros y escasos y la información que se obtenía a partir de ellos era demasiado genérica", agregó Bressan, que indicó que "al unificar la infraestructura para la recolección de datos con inteligencia artificial, se pueden brindar soluciones a bajo costo y a medida".

"Nuestros clientes pueden usar esta información en apoyo a la toma de decisiones o, mejor aún, para eliminar estas decisiones automatizando procesos", sostuvo Bressan.

La empresa, que hoy cuenta con 120 empleados y oficinas en Buenos Aires, Montevideo, Barcelona, Tel Aviv, San Francisco y Beijing nació diseñando y construyendo nanosatélites. Así fue como surgieron en 2013 los primeros CubeSats o nanosatélites "Capitán Beto" y "Manolito", realizados con tecnología argentina en un desarrollo nacional financiado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva y concebido, diseñado y producido por la empresa en colaboración con INVAP.

Tanto el software como el hardware de los nanosatélites fueron de plataforma abierta y están disponibles para aficionados, universidades e institutos de investigación.

En 2016 los satélites "Fresco" y "Batata" diseñados para la observación terrestre se lanzaron el 30 de mayo de 2016 desde China a bordo de un cohete Long March 4B. A bordo de éstos satélites se instalaron, además las cargas útiles comerciales de Satellogic, las placas LabOSat, plataformas utilizadas para ensayar dispositivos electrónicos en ambientes hostiles. Y en junio de 2017, se lanzó el tercer satélite de la constelación comercial Aleph-1, apodado "Milanesat" tras una votación pública.

“Nuestra idea era desde siempre hacer microsatélites. Pero primero probamos los componentes con los nanosatélites y vimos que funcionaban muy bien. Luego, dimos el siguiente paso para crecer”, afirmó el especialista.

Los pequeños satélites tienen 80 centímetros de alto, pesan 40 kilos y orbitan a 500 kilómetros de la Tierra. Están hechos de carbono, fibra de aluminio, lentes y espejos, entre otros elementos. Cuentan con componentes similares a los de una cámara digital y permiten obtener imágenes hiperespectrales de alta resolución.
Desde Buenos Aires se operan los satélites de la empresa argentina
Desde Buenos Aires se operan los satélites de la empresa argentina

Además integran paneles solares y cuentan con un sistema de propulsión que les permite cambiar de rumbo, por ejemplo, para evitar algún choque. Su trayecto está monitoreado por radares que siguen la ubicación y, en caso de riesgo de colisión se envía una notificación a la compañía, con varios días de antelación, para que lo evite.

El gran beneficio de estos satélite es que son simples de desarrollar  y tienen un costo menor a los tradicionales. Armarlos lleva unas tres semanas, tienen una vida útil de tres años y pasado ese lapso se desintegran en el espacio. Tardan unos 90 minutos en dar la vuelta a la Tierra y en ese viaje retratan todo lo que ocurre en cada rincón del planeta.

Usos múltiples y necesarios para el sector productivo

Los usos comerciales son muy variados. Por ejemplo, una empresa forestal puede monitorear grandes áreas y sus especies de forma remota, realizar inventarios, delimitación del terreno y clasificación del suelo utilizando información precisa y confiable.

"La información que brindamos permite a las empresas optimizar la gestión forestal a lo largo de todo su ciclo productivo, desde el monitoreo durante los meses posteriores a la plantación contando las plantas que han sobrevivido, el monitoreo de operaciones de podas, raleos y cosecha a partir de imágenes satelitales hasta la realización de inventarios forestales nacionales", indicó Bressan sobre las capacidades que tiene la observación desde el espacio.

Además, un agricultor puede determinar cuándo es el mejor momento para plantar, cosechar o aplicar más fertilizante; una empresa que vende alimentos puede controlar las cadenas de suministros y proveedores a nivel global con el objetivo de optimizar sus recursos y mejorar la producción. Además, se puede analizar el uso de la tierra, cambios en la vegetación, monitoreo de infraestructura y cumplimiento de las regulaciones medioambientales.

Fuente: infobae.com

25 feb. 2019

febrero 25, 2019

Recepción de señales vía satélite VII

Relaciones D/f y f/D

Con el objeto de comprender este concepto, es preciso que analice la figura 5. Para lograr un rendimiento alto, es necesario que el perfil del reflector se acerque lo máximo posible a la parábola.

Para que esto se cumpla debe existir una relación exacta entre el diámetro, el foco y la profundidad del reflector parabólico, pues estos tres parámetros están estrechamente relacionados entre sí.  Cualquier variación en uno de ellos afecta a todos los demás.

Conocido el diámetro D de la parábola, se puede calcular la distancia al foco f y la profundidad P.

Para que la antena alcance un alto rendimiento, el cociente D/f  debe estar comprendido entre 2,3 y 2,7.

Las antenas con relaciones D/f altas requieren alimentadores especiales, mientras que las de relaciones D/f bajas presentan problemas de ruido, debido a la poca concavidad del reflector contra la superficie en que se encuentra.

Muchos fabricantes de antenas parabólicas prefieren indicar en sus catálogos la relación f/D ( o sea, la inversa de D/f), con lo cual tendríamos valores coprendidos entre 0,37 y 0,43.


20 feb. 2019

febrero 20, 2019

Este 2019 será lanzado primer satélite guatemalteco Quetzal-1

El primer satélite guatemalteco fue desarrollado por estudiantes de la Universidad del Valle de Guatemala (UVG). Su nombre es Quetzal-1 y podría ser lanzado al espacio en este 2019. Según Víctor Ayerdi, miembro del equipo, este año esperan culminar las pruebas finales y realizar el lanzamiento.

La propuesta de los estudiantes fue seleccionada por el programa KiboCube, lo cual les representó un ahorro de 100 mil dólares que costaría el lanzamiento del satélite y ya recolectaron 40 mil dólares más por medio de las donaciones de otras organizaciones.

Ayerdi dijo que les espera obstáculos por vencer, pero confían en poder ver a Quetzal-1 en el espacio este año. 

Fuente soy502.com

15 feb. 2019

febrero 15, 2019

Recepción de señales vía satélite VI

Rendimiento

Se define como rendimiento de una antena parabólica la relación entre la cantidad de energía incidente en el reflector y la concentrada en el foco.

El rendimiento está determinado, fundamentalmente, por el alimentador (iluminador) y por las desviaciones mecánicas que pueda sufrir el reflector con relación a una parábola perfecta.

Tenga en cuenta que desviaciones de unos pocos milímetros son importantes en el rendimiento, por lo que para asegurar una buena ganancia y rendimiento es preferible que los reflectores se fabriquen de una sola pieza y con una desviación máxima de la curvatura de 1 mm.

El rendimiento no se calcula teóricamente dado que el tipo de superficie del plato o la mala colocación del alimentador o la simple suciedad acumulada son algunos de los muchos factores que influirán negativamente en el rendimiento de la antena.

Se considera aceptable un rendimiento comprendido entre el 50% y el 65%, ya que un rendimiento mayor provoca la aparición de lóbulos secundarios que interferirán con el principal (esto quiere decir que cada 2 miliwat de señal que llega al reflector, al alimentador sólo le llega 1 miliwat.






5 feb. 2019

febrero 05, 2019

Recepción de señales vía satélite V

Ganancia

La ganancia de una antena parabólica indica la cantidad de señal captada que se concentra en el alimentador. La ganancia depende del diámetro del plato, de la exactitud geométrica del reflector y de la frecuencia de operación.

Como hemos dicho, si el diámetro aumenta, la ganancia también, porque se concentra mayor energía en el foco.

La exactitud  geométrica está relacionada con la precisión con la que se ha fabricado el reflector de la antena parabólica. Recuerde que la antena debe ser parabólica de modo que exista uno y sólo un foco y que en  él se debe colocar el alimentador. Cualquier desviación de la curva parabólica hará que toda la energía que llegue al reflector no se refleje en el foco, sino en un punto por delante o por detrás de éste, con lo cual perderemos energía.  Lo mismo podemos decir de las irregularidades mecánicas en la superficie del reflector.

Un golpe o abolladura presente en el plato hará que las señales reflejadas no se desvíen correctamente hacia el foco disminuyendo la energía electromagnética efectiva en el alimentador.

Por otra parte, cuanto mayor sea la frecuencia, menor deberá ser diámetro del reflector. Así, una señal en la banda KU (de 11 GHz) necesita un reflector de menor diámetro que otra señal de la banda C (de 4 GHz).

La ganancia del reflector se expresa en dB y se la define con respecto a una antena isotrópica (antena de longitud omnidireccional que se considera de ganancia unitaria); es decir, en relación a una antena que reciba exactamente lo mismo en todas direcciones. 

En las tabla 1 se relacionan las ganancias de antenas parabólicas comerciales de foco centrado (las llamamos con las letras A a F pero normalmente se les reconoce por su diámetro). En las mismas puede comprobar que cuanto mayor es el diámetro del reflector, mayor es la ganancia. 










30 ene. 2019

enero 30, 2019

SATELITES APUNTABLES

SATELITES APUNTABLES
desde Argentina, Enero de 2019
y para toda America del Sur.

Es Verano por Argentina, a pesar de un clima caluroso y las frecuentes lluvias, con fuertes vientos y alguna granizada, disfrutamos del sol y la naturaleza, y si nos adaptamos a estas variables, podemos practicar el hobby del FTA entre mate  y mate, o una gaseosa cola bien helada.
Cuando queremos apuntar satelites FTA o aprovechar alguna carona, este listado nos puede orientar sobre la cantidad de canales  latinos que podemos hallar en cada satelite, en dvb-s o dvb-s2, en banda C o banda Ku. Tambien los que emiten en HEVC o en T2MI o Analogico, etc. Complementa la informacion las señales presentes en los satelites tipó HD y las que estan en idiomas diferente al castellano, en estas se incluyen tanto las dvb-s como las dvb-s2 ya que el proposito del listado es indicar las señales disponibles en lengua castellana.

Para el recuento de canales no se han considerado los canales o feeds ocacionales ni las radios de cada satelite. Hay que tener en cuenta los Beams de cada satelite ya que algun TP puede emitir solo en dicho beam y por lo tanto no es captado en el resto del continente sino solo por  una region especifica y segun su potencia de emision, dependerá el diametro del plato parabolico.
Finalmente dentro de la planilla, en color naranja, se indican los satelites que por su cantidad de canales  "conviene" apuntar o caronear, tanto en banda C como en banda Ku. Siempre consultar el footprint o pisada de cada satelite para ver si el diametro del plato alcanza.

Aclaracion: En el computo, 15 canales (7 canales HD y 8 canales SD) y 22 radios del Tupac Katari pertenecen al Beam de bolivia y se computaron entre el total de los caroneables pero desde otros paises no se captarian. Asi que de 32 canales y 11 HD tenemos 17 canales y 4 HD, casi la mitad realmente disponibles fuera de Bolivia. Respecto a este satelite ver bien primero la pisada ya que en Banda Ku puede requerir hasta 3 metros de plato o no tener pisada, segun desde donde apuntemos.
Los 23 canales analogicos del StarOne C2 no se computaron pues requieren un receptor satelital diferente al comun FTA de la actualidad, pero se indican para el feliz poseedor de un receptor analogico o uno "dual" de los que aun se venden en Brasil.

Como se ve, hoy en dia, en Argentina, en banda Ku, conviene apuntar satelites desde el 30 W hasta el 87.2 W para tener una grilla importante de canales latinos. y en banda C conviene desde el 40.5 W hasta el 58W y ademas el 78w y el 116.8W para el mismo fin de manera independiente.

La cantidad de canales disponibles en ambas bandas se redujo en un 5x100 y la cantidad de canales en satelites "caroneables" se mantiene casi igual. La "novedad" es en banda Ku el contenido del galaxy 28 (89w) que aparece con 47 canales, pero a no estusiasmarse demasiado que son canales de cursos tipo feeds y en portugues. Tambien vemos que cada vez mas satelites disponen de banda Ka, (12 satelites contra 11 desde el anterior escaneo) y en un futuro podrian ser interesantes si llegan a contener radios o video en vez de Internet.

Los satelites caroneables cubren un 44x100 de los canales disponibles en banda C y un 56x100 de los disponibles en banda Ku, mientras que la cantidad total de canales disponibles en banda C duplica a los de banda Ku. De los 1215 canales disponibles en todas las bandas, 130 canales latinos se hallan en Ku y 263 en banda C. los demas, 822 emiten en otros idiomas, de ellos muchos en idioma portugues o ingles. Eso significa que si tenemos una antena de C/Ku a motor y el horizonte despejado al satelite, nuestra grilla de canales latinos será de unos 393 canales de entre 1215. Aqui tenemos visible la proporcion 1 a 3 para canales latinos de entre el total de canales disponible. Para tener en cuenta.

Fuente: ftapinamar.blogspot.com

25 ene. 2019

enero 25, 2019

Recepción de señales vía satélite IV

Diámetro del Reflector

El diámetro del reflector de una antena parabólica (tamaño del plato) depende de dónde se lo va a colocar y del nivel de señal del satélite que deseamos captar (en realidad del nivel de la señal que llega a la antena).

Cada satélite tiene una zona de cobertura o “huella” dentro de la cual es posible recibir sus señales. En el centro de la huella se recibe la máxima señal y a medida que nos alejamos del centro las señales se atenúan y, por lo tanto, la recepción es más complicada.

Cuanto mayor sea el diámetro del reflector, más energía tendrá la señal que le llegará y mayor será la energía concentrada en el foco. Dicho de otra forma, cuanto mayor sea el diámetro del reflector, mayor energía concentrará en el foco de la parabólica, lo que significa que para el mismo nivel de señal emitida por satélite, una antena parabólica de gran tamaño tendrá más ganancia que otra de menor tamaño situada en el mismo punto geográfico. Mayor ganancia implica una mejor recepción.

Ahora bien, no siempre se deben utilizar los reflectores de mayor diámetro para todos los casos, ya que a mayor tamaño más alto será el precio y mayor influencia tendrá el viento, lo que puede desajustar su orientación con respecto al satélite.

Se debe elegir el diámetro de la antena según las recomendaciones del organismo explotador del satélite a través de sus mapas de huella, que son publicadas por dichos organismos.

En la actualidad se fabrican reflectores para antenas parabólicas de 30, 45, 60, 80, 90, 120, 150, 220 y 280 cm. del diámetro, que cubren cualquier necesidad tanto en instalaciones individuales como colectivas.

Cuando se desea recibir varios satélites, la elección del diámetro del reflector dependerá del que proporcione la señal más débil.





20 ene. 2019

enero 20, 2019

Recepción de señales vía satélite III

La Antena Parabólica

Las partes que constituyen una antena parabólica son básicamente:

Plato
Soporte
Mástil

El plato o reflector, que se orienta hacia el satélite desde el que se desea recibir la señal. El ajuste se realiza en el mástil que los sostiene.

El plato posee un sistema de varillas sobre las que se dispone el soporte de la unidad externa.

Todo conjunto se monta sobre una base rígida, denominado mástil o soporte triangular, que evita movimientos de la antena por la acción del viento.
La potencia de emisión de los satélites de comunicaciones es muy pequeña (del orden de 200W) y como estos equipos están situados a unos 36,000 Km. de distancia de la superficie de la tierra, las señales que emiten llegan al reflector muy atenuadas.

Esto hace que debamos captar la mayor energía posible y concentrarla en un punto, donde se dispone la antena propiamente dicha (foco de la antena) Esto se consigue mediante un reflector parabólico.

El perfil de un reflector para antena parabólica sigue la figura geométrica de una parábola, ya que en ella, cualquier punto P que está a igual distancia de un punto f (foco) situado en el eje x, que de un punto D situado en la perpendicular de una línea recta paralela al eje (que se denomina directriz).

En una parábola, toda línea paralela al eje x, que incida sobre un punto de ésta, se desvía hacia el foco f con un ángulo, que geométricamente se demuestra que es igual a.

De esto último se deduce que si el eje x de la parábola se apunta hacia un punto del espacio, todas la radiaciones que procedan de ese punto y que sean paralelas al eje x, se desviarán hacia el foco f, concentrándose en éste tal como se gráfica en la figura 4.

El foco puede estar situado en cualquier punto del eje x, dicha ubicación provocará que la curva parabólica adquiera una forma más abierta o más cerrada. Para elegir una antena parabólica deben tenerse en cuenta una serie de características técnicas a saber:

Diámetro del reflector
Ganancia
Rendimiento
Relaciones directriz/foco (D/f) y foco/directriz (f/D)
Angulo de radiación
Lóbulos principales y secundarios de radiación 
Ancho de banda
Relación señal/ruido
Factor de ruido





15 ene. 2019

enero 15, 2019

Rusia desclasifica planes de la URSS para viajar a planetas del Sistema Solar

El proyecto codificado como 'Plutón' contribuyó a las victorias espaciales soviéticas de la época y a logros como el mapeo por radar de las superficies de Marte, Mercurio y Venus.

En 1961, la URSS consideró la posibilidad de realizar vuelos, incluso tripulados, a todos los planetas del Sistema Solar, incluido Plutón (entonces considerado un planeta).

Dichos datos se desprenden de los archivos relacionados la construcción de antenas de comunicación terrestres y publicados ahora por la empresa rusa Rossiyskiye Kosmícheskiye Sistemy, que forma parte de la agencia espacial rusa Roscosmos.

En un documento del 28 de septiembre de 1961, por ejemplo, se afirma que los sistemas del centro de comunicaciones espaciales de Eupatoria, en la península de Crimea, puesto en servicio en 1960 y codificado como 'Plutón', "garantizan totalmente, con pequeñas modificaciones, todo el trabajo definido durante dos o tres años, como vuelos a la Luna con o sin personas [a bordo] y vuelos de estaciones interplanetarias automáticas [AMS, según sus siglas en ruso] a Venus y Marte con el fin de fotografiar su superficie o para aterrizar".

Al mismo tiempo, los autores del programa señalaban que "el desarrollo del centro espacial en Eupatoria permitirá la comunicación por radio bidireccional con el AMS dentro de todo el Sistema Solar y brindará comunicación telefónica y fototelegráfica con la tripulación de una nave espacial dentro de los mil millones de kilómetros".

La agencia Roscosmos comentó que ese centro fue efectivamente modernizado en 1962 y proporcionaba comunicación con todas las estaciones interplanetarias automáticas soviéticas. Sus antenas ADU-1000 fueron las más potentes del mundo hasta 1966 y de la URSS hasta 1979, cuando se instaló, también en Eupatoria,una nueva antena RT-70, de 70 metros de diámetro.

El proyecto Plutón participó en las victorias espaciales soviéticas de la época. Gracias a este, fue posible llevar a cabo un mapeo por radar de las superficies de Marte, Mercurio y Venus y completar muchos de los objetivos que sus creadores planearon en 1961.

Fuente: actualidad.rt.com